domingo, 7 de enero de 2018

El bautizo de Dante y Suselle

Dante: - ¿Qué es esto?
Sus: - Es el albúm de fotos de boda y de vuestros dos primeros años de vida.
Suselle: - ¡Qué guapa ibas mamá! Eras una princesa. Yo también voy a casarme cuando sea mayor.
Dante: - Sí, con tu novio Walter.
Suselle: - ¡Walter no es mi novio! ¡Ese niño un engreído y un envidioso! ¡Todo lo suyo siempre tiene que ser mejor!
Diamante: - Mi princesa se casará solamente con un príncipe y si no lo encontramos en casa con papá y mamá.
Suselle: - Hmm...
Dante: - Enséñanos fotos de cuando eramos pequeños.
Suselle: - ¿Ahí estábamos dentro de tu barriguita?
Sus: - Sí, os llevaba dentro de mi barriguita en esa foto.
Suselle: - ¡Es es cuando nacimos! ¡En el hospital. ¡Qué chiquitines éramos! Yo era más guapa que Dante.
Dante: - Ya tenías cara de culo..
Suselle: -¡¡¡Mamáaa!!!
Sus: - ¡Dante!
Dante: - Perdón, mamá, no tengo la culpa de que mi hermana tuviera cara de...
Diamante: - ¡Dante! ¡No te metas con tu hermana! Escuchad a vuestra madre. Vamos a contaros la historia de vuestro bautizo.
Sus: - Elegimos la iglesia de Santa María Clickore para bautizaros. Una iglesia muy grande y con unas vidrieras preciosas.
Suselle: - ¿Estaban los abuelitos?
Sus: - Sí, la abuela Salma y el abuelo Nahuel vinieron desde el lejano oeste y también estaba el abuelo Ben y la abuela Wenda y Duclón. También estaba la tita Leandra, Lilu, Lulú... Todos los amigos piratas y hasta el chino Juan... Habría unos cincuenta invitados.





Dante: - Mamá, la de esa foto... ¿Es la madre de Walter?
Diamante: - Sí, no estaba invitada. Pero se coló en vuestro bautizo para tomar ideas con su hermana Donna, que estaba avergonzada. Unas semanas después fue el bautizo de Walter y fue una copia en casi todo del vuestro. Hasta regalaron el mismo detallito a los invitados...
Dante: - De algo le viene a Walter ser tan envidioso...

 Sus: - También estaba tu amigo Joselillo con toda su familia. Aunque él, como vosotros, era un bebé y él no recordará nada.



 Diamante: - Vuestro bisabuelo se encargó de la seguridad en la iglesia. Ya sabéis que está un poco obsesionado con eso, al ser un personaje público. Recuerdo ver a sus clicks controlando por el coro.
Sus: - Además asistiieron invitados tan importantes, como la princesa Alexia...
Diamante: - ... O la concejala de cultura de Clickópolis.
Dante: - ¿Y la tita Duclack fue mi madrina?
Diamante: - Sí, ella es tu madrina de bautizo. 
Sus: - Y Vicrogo tu padrino.
Suselle: - La tita Duclack también es mi madrina.
Sus: - De corazón sí, es la madrina de los dos. Pero en la iglesia consta tan sólo que es de Dante. Tu madrina ,Suselle, es la tita Mary Sarrat. 
Suselle: - ¿La tita Mary Sarrat? A esa tita hace mucho que no la veo... Casi no me acuerdo de ella...
Sus: - Vive lejos de aquí pero te quiere un montón. ¿No te acuerdas que te mandó para tu cumpleaños un vestido de princesa? Todos los años desde que naciste te manda un vestidito por tu cumpleaños.
Suselle: - ¡Sí! ¡Mola como madrina! Sabe hacer vestidos preciosos.
Diamante: - Y el tío Wen tu padrino.
Dante: - ¡Yo también quiero que el tío Wen sea mi padrino!
Suselle: - Es tu tito, que ya es más. 
Diamante: - Luego bien que te gusta que tu padrino Vicente te lleve al zooparque a ver animales y a montar en las atracciones gratis.
Dante: - ¡Es verdad! ¡Mola tener un padrino dueño de un zooparque!


Sus: - La ceremonia fue sencilla y muy bonita. Tú, Suselle, lloraste con todos tus pulmones cuando el sacerdote te echó el agua. Dante se portó mejor y se quedó como si nada cuando lo empaparon.
Dante: - Yo ya tenía claro que iba a ser un pirata de mar como mi padre.









Sus: - Las monjas de clausura del convento de la bisabuela Susanne nos hicieron el honor de cantar en la misa. Recuerdo qué sus voces entre las paredes de aquella iglesia sonaban celestiales.
Sus: - Después nos hicimos fotos en el altar con vuestros padrinos...

 Diamante: - Con los bisabuelos...
 Suselle: - ¡Todos los abuelos juntos!

 Dante: - Y con los titos y las titas... ¡Mirad a Willy!


Sus: - Luego el sacerdote nos hizo pasar a la sacristía, para firmar en el registro vuestra partida de bautismo: papá, vuestros padrinos y yo...
Diamante: - Y para pasar el cepillo...


Sus: - Mientras el resto de invitados nos esperaban fuera...


Diamante: - Y después todos querían hacerse fotos con vosotros en la puerta de la iglesia... Recuerdo acabar algo mareado de tanta foto...
Suselle: - En esa nos tienen en brazos las titas Lilu y Lulú. Las dos iban muy guapas y conjuntadas.
Sus: - Ya sabéis cómo son de fashions las dos.
Dante: - Y esa es la hija de la pesada de la señora Vicenta y su novia la loca del peluche...
Suselle: - Pues a mí me cae muy bien Ximena. Nos lo pasamos muy bien jugando con sus peluches.
Dante: - Y a mí también pero algo extraña reconoce que es, Suselle. Siempre hablando con el señor Agripino...
Dante: - Ahí salimos con nuestros padrinos.
Suselle: - ¡Mamá, qué guapa estás!
Suselle: - ¡Y ese es Karim! ¿Y Vaiana?
Diamante: - Aún no había nacido. Es un año o dos más pequeña que tú.
Dante: - ¡Y en esta foto sale el tío Hércules! ¡Y esos son Renzo y su padre Carmelo!
Suselle: - ¡Y el tío TA!
Dante: -¡Y los hermanos de Othello y Tina!
 Suselle: - ¡Qué guapa es la princesa Alexia!
Diamante: - Y este es vuestro tío Pirateclick.
Suselle: - ¡Estaba un poco pálido!
Sus: - Sí, ahí sí... Pero siempre fue muy guapo y elegante.
Dante: - ¡Mi amigo Joselillo!
Suselle: -¡Y el de la gorra es su hermano Manolete! ¡Ya era muy mono de pequeño! Jeje
Diamante: - ¡Pero y esta  en lo que se fija ya!
Sus: - A las chicas nos suelen atraer los mayores...
Suselle: - Su hermana Estela del Rocío me dio una vez gusanitos.
Dante: - ¿Quién es ese del sombrero negro de vaquero?
Sus: - Es Badluck, un viejo amigo de la familia.
Suselle: - ¿Y esa clack con ese vestido rosa tan bonito?
Diamante: - Esa es la concejala de cultura de Clickópolis. La conocimos a través de Mary Sarrat.
Dante: - ¿Y el de las gafas?
Sus: - Es Roberto. Papá y yo, viajábamos mucho con él y con el tío Vicrogo y la tía Duclack. Aún recuerdo las  célebres fiestas de huevos kinder con él...
Diamante: - A esas no me invitabais a mí.
Suselle: - ¡Los abuelos! ¡Y el tito Wen y la tita Estrella!
 Diamante: - Y ahí una foto de toda la familia...
Suselle: - ¿Y quién es ese señor?
Dante: -¡Es el chino Juan! ¡No lo conoces! Yo quiero ir a sus clases y aprender a hacer la patada voladora... YAHHH
Suselle: - Ahí nos tiene el bisabuelo Ernesto...
Dante: - Esa de atrás es su secretaria Ismelda. El bisa dice que esa clack tiene un culo y unas piernas...
Diamante: - Hehehe
Sus: - ¡Diamante, encima le ríes la gracia! Tendré que hablar con mi abuelo. ¡A ver qué cosas le dice a los niños!
Suselle: - ¿Y ese niño quién es?
Diamante: - Es Jorgito, el amigo de Willy, y su abuela Chelo. 
Suselle: - Los que no fueron a nuestro bautizo son esos amigos tuyos que fuimos a ver el otro día, los que no me dieron nada de merendar.
Sus: - ¿Sinéad y Tsolen?
Suselle: - Sí...
Sus: - Lamentablemente no pudieron venir. Mandaron una carta excusándose e informándonos de que estaban fuera de la ciudad.
Diamante: - Siempre han sido algo extraños esa pareja...
 Diamante: - Cuando terminamos las fotos... Nos organizamos para ir al restaurante donde celebramos el bautizo.



Dante: - ¿Y hay fotos de la celebración?
Diamante: - Debe haber algunas.
Sus: - ¡Aquí están!
Sus: - Había tres mesas enormes.
Diamante: - No falto nada de comer ni de beber...


Diamante: - Todos lo pasaron en grande...  ¡Menudas bandejas de marisco pasaban! ¡Y los pasteles no faltaban!




 Sus:- Vuestro padre dijo unas palabras  sobre lo que suponía para él vuestro nacimiento  y  agradeciendo a todos que estuvieran allí en ese momento tan especial para nosotros.

Diamante: - Recuerdo que a Pandy  también lo llevamos en el cestito. Menuda cara se le quedó a la camarera al verlo. Creo que Ben la tuvo que tranquilizar, porque no se atrevía a pasar por su lado.
 Diamante: -Y finalmente hubo baile...

 Diamante: - ¡Hasta la señora Vicente se animó a bailar después de mucho hacerse de rogar!




Sus: - Y colorín colorado...
Diamante:- ... Esta historia se ha acabado. ¡A la cama, campeones! ¡Qué ya teníais que estar allí hace más de media hora.
Suselle: - Mamá, me ha encantado la historia de nuestro bautizo.
Dante: - A mí lo que más me ha gustado es ver a la señora Vicenta bailando con el chino Juan....
Suselle: - Otro día nos contáis la historia de cómo os conocisteis. 
Diamante: - Vamos, señoritaaaa, a dormir.
Suselle: - Papá, os quiero mucho.
Dante: - Yo también os quiero mucho...
Diamante: - ¡Nosotros sí que os queremos, enanos!
Sus: - Buenas noches, mis tesoros.