domingo, 29 de marzo de 2015

La guitarra embrujada de Currito "el cantaó"

 Este cuento de Ferrándíz me acompañó durante toda mi infancia, llegando incluso a aprendermelo de memoria. Guardo un bonito recuerdo, por eso me hacía especial ilusión hacerle un homenaje con una adaptación de él por medio de mi otra pasión: los playmobil. Los dibujos de Ferrándiz son de una ternura muy especial. Los adoro y he tratado de transmitir con los playmobil algo lo más parecido posible, a todo eso que esos dibujos me transmitían.  Además el texto siempre me pareció muy gracioso con ese acento andaluz de los personajes y sus rimas. A los que conocíais el cuento espero que os guste mi particular adaptación y a los que no deseo que disfrutéis con él. 

Era una noche de Reyes y allá en Granada en una cueva de Sacramonte Curro cantaba:
- Con mis coplas sería buen cantaó si una guitarra pa acompañame tuviera yo...
Pero una gitana bruja que le molestaba el cante, entre dientes le decía con rabia y mal talante:
- Mardito seas, malage desaborío toítas las noches te pasas dando berríos!

Y en su cueva aquella noche le echó las cartas, ladina,  y a una guitarra echó los polvos de la madre celestina.
- ¡Mar de ojo te dé, Lucifé; maleficio catarrasclá! ¡Mágica negra, lele leré; la guitarra está embrujá!
Al salir a la ventana vio sorprendido Currito el ansiado regalito que le dejó la gitana.
- ¡Jozú si é una guitarra! ¿Habrán llegao hasta aquí los señore Reye Mago y la han dejao pa mí?
Mas al tocar la guitarra oyó Currito, asustado, brotar en lugar de notas, un alboroto de espanto.- ¡Ning, nang, ning, nang, ninganang! Todas las cuerdas del trasto sonaban como campanas que tocaran a rebato.
Y al ruido de las campanas los vecinos despertaron 
- ¡Jozú, que es este ruío!
-  ¿La montaña se vié abajo? 
- ¿Zerá ezo er fin der mundo?
 Y subieron los gitanos hasta la cueva de Curro y la puerta aporrearon:
-  ¡Pon!¡pon! ¡pon! ¡Qué zarga er nene y toito su campanario!
- ¡Fuera; que se ha güerto loco!
 -¡Fuera de aquí! ¡Está embrujao!
En fin, que del Sacromonte, como si fuera el diablo, con gritos y maldiciones, al pobre Currito echaron.
Pasaron meses y Curro, andando con su guitarra, llegó una noche a Sevilla en plena Semana Santa.
Se arrodilló ante la Virgen y cantó lleno de pena: 
- ¡Quita er mal de mi guitarra Virgen de la Clickarena; que en lugá de las campanas güervan a soná las cuerdas!
Y Currito oyó a la Virgen que le decía en voz queda:
 - Aún la tocarás dos veces para hacer dos obras buenas; y ya no habrá maleficio al tocar la vez tercera.
Y Currito se decía andando por las afueras:
 -¿Cómo puedo con eze trasto jazé yo do obra gúenas?
 En estas vio un aldeano que gemía, dando gritos: 
- ¡Zocorro, que hay fuego en casa! Pa apagarlo estoy zolito, y aunque grito no me oyen que están lejos los vecinos.
- Aquí está mi obra primera –dijo para sí, Currito. Empezó a pulsar las cuerdas:¡Nanananang! y el ruido de campanas a rebato despertó a todos los vecinos. Pronto acudieron con cubos  y mangueras, sorprendidos, y en poco tiempo apagaron el fuego del caserío.
A Curro felicitaron, y el anciano, agradecido, le regaló un buen capote con bordados de oro fino.

Mientras iba por el campo, al pasar cerca de un cortijo, vio saltar a dos ladrones con buena maña y sigilo.
 -¡Aquí está mi obra segunda! - contento, Curro se dijo.
Y por segunda vez pulsó las cuerdas con ansia: ¡Ning, nang, ning, nang, ninganang! Y al toque de las campanas acudieron enseguida una pareja de guardias; y los ladrones quedaron cogiditos en la trampa.
A Currito dio las gracias el amable cortijero, y le presentó a su hijita Rosa (¡linda como un sueño!). Después le dijo a Currito:
 - Zin tené ningún recelo toma eze fajo é billetes. La mitá zolo te ofrezco de lo que iban a robarme. ¡Te has ganao eze dinero!
Cuando salió del cortijo: 
- ¡Su guitarra hase milagros!- decían las buenas gentes:
¡Eze chiquiyo é un santo!
 Mas Rosa quedaba triste, y Curro se iba apenado… Y es que los dos, sin saberlo, se habían enamorado.
Curro probó la guitarra la tercera vez por fin sentado frente a Sevilla al pie del Guadalquivir. Y las cuerdas emitieron, esta vez, tan dulce son, que los ángeles del cielo se asomaron al balcón.
Tomó lecciones de canto; Y el día que debutó tuvo tanto éxito, tanto, que Currito “el cantaó”, ganando fama y dinero, cantó por el mundo entero.

¿Y sabéis cómo acabó? Que al volver del extranjero fue a Sevilla y se casó con la hija del cortijero.

TEXTO DE: FERRÁNDIZ









6 comentarios:

  1. No te puedes imaginar las ganas que tenía de leer este cuento, muchísimas. He vivido el proceso de su creación y has tenido mucho trabajo para terminarlo. El resulto no podría haber sido mejor. No conocía el cuento y me parece precioso, más sabiendo lo que significa para ti. Esas maravillosas fotos con esos montajes, es una maravilla. Me gustan con y sin efecto. Que pasada el montaje de la virgen, cuando se quema la casa, cuando van en busca de Curro los vecinos,...que bonito, de verdad. Es para pararse a mirar cada una de las fotografías con detenimiento Luego ese texto que le acompaña, muy divertido. Con ese acento y esa rima, que original. Es un final feliz para Curro, que termina teniendo éxito y enamorado. Felicidades por esta obra maestra, has conseguido otro éxito de la factoría Duclack. ¡Bravooo!

    ResponderEliminar
  2. Ferrandiz también forma parte de mi infancia, recuerdo con muchísimo cariño algunos cuentos clásicos que dibujó, y también otros como Maruca la castañera, el municipal Ramón... su particular modo de ilustrar me cautivó, porque sentía que había mucho cariño y que se dirigía a los niños, no sé, son esas cosas que nunca olvidas y que cuando las ves de nuevo te transportan de golpe a un momento pasado muy feliz. Así me pasa con tu cuento, que creo haber leído porque me suena como algo remoto, y que con tus imágenes queda maravilloso. A diferencia de Dani, yo prefiero sin duda la versión "retocada", muy espectacular, ¿qué efecto o programa empleas? En fin, se ve que has tenido el capricho de hacerlo, que no has escatimado tiempo, ¡y el resultado lo agradece! Estoy segurísimo que Ferrándiz, ya fallecido, habría gozado muchísimo con tu versión.

    ResponderEliminar
  3. eres una artista esta muy bien elaborado y el trabajo de fotografia es fabuloso sigue asi tienes mucho potencial

    ResponderEliminar
  4. Que bonito, no conocía ese cuento y me ha encantado. Las ilustraciones son preciosas :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. mientras estais todos de vacaciones a mi me toca currar... y como eso me parece poco me martirizo con vuestras historias... jaja
    ferrandiz está en la memoria colectiva de todos los que tenemos cierta edad (ejem) con sus ilustraciones en forma de cuentos, potales, etc... vaya cuento! vaya manera de darle patadas al diccionario!! fomentando la buena dicción en nuestros tiernos cerebros.. jajajaja
    las fotos y demas, que decir ya... perfectas como siempre. siempre les das el tono en lo que te basas (como en el calendario romano) eso si, esos guardia civiles manos fijas....

    ResponderEliminar